He oí­do hablar tan bien de ti, que creí­a que estabas muerto.
--Anónimo